Obispos de la Ciudad de Sigüenza
Rodrigo (1192 - 1221)
Texto recogido del libro "VIII Centenario de la reconquista de Sigüenza "
Por el Presbítero, Julián Moreno; 1922

Era Obispo de Sigüenza en el año 1192 D. Rodrigo, uno de los Prelados más eminentes que ha tenido esta Diócesis. Fue sucesor inmediato y sobrino de San Martín de Finojosa. Juntamente con el señor de Molina, el Conde D. Pedro, asistió a la desgraciada batalla de Alarcos, donde el ejercito cristiano sufrió una espantosa derrota. Al año siguiente volvió a salir con sus mesnadas en defensa de Talavera y careciendo de recursos tomó dinero a préstamo, para lo cual hipotecó sus heredades de Pelegrina y Romanones (coto redondo entre Palazuelos y Cirueches).

A fines 1198 hallábase en Sigüenza el Rey don Alfonso VIII acompañado del Arzobispo de Toledo y varios magnates de la Corte y el prelado aprovechó la estancia del monarca para recabar recursos y empender la ejecución de la grandiosa idea de levantar la Catedral gótica sobre la románica. «El pensamiento de su elevación y magnificencia, el impulso que la llevo a su actual grandeza y hermosura fue suyo y en su largo y glorioso pontificado empieza una nueva época para la suntuosidad del templo y prosperidad de la Diócesis». (Pérez-Villamil).

Mostró este Prelado su valor en varias empresas contra los sarracenos, más principalmente asistiendo al frente de sus guerreros seguntinos a la gloriosa batalla de Las Navas, donde ocupó un puesto distinguido, como quien estaba acostumbrado a medir sus armas con los árabes.

Asistió al Concilio Ecuménico III de Letrán, convocado por el Papa Inocencio III, de quien fue muy estimado nuestro Obispo. Fundó el primer Hospital para pobres en la Capital de su Diócesis y el Monasterio y Monjas Cistercienses de Pinilla de Jadraque, que es la casa matriz de las Calatravas de Madrid.