Obispos de la Ciudad de Sigüenza
Protógenes ¿589 - 610?
Texto recogido del libro "VIII Centenario de la reconquista de Sigüenza "
Por el Presbítero, Julián Moreno; 1922
No se puede señalar con certeza quien fue el primero que predicó el Evangelio en nuestra Diócesis, y un hecho tan importante como este, sólo por conjeturas, aunque muy probables, es conocido; deducirse que estando cruzado nuestro país por una de las vías romanas más importantes, como es la que, partiendo de Mérida y pasando por Sigüenza, terminaba en Zaragoza, debió predicarse y propagarse muy pronto en ella la religión cristiana.

Creemos, como más verosímil, atribuir la predicación a alguno de los varones apostólicos, especialmente a San Eugenio I de Toledo, toda vez que consta haber sido este el único que predicó la religión del Crucificado en la Carpetania, y bien pudiera haber sucedido que extendiera la fe por el vecino país de los arevacos, una de cuyas ciudades más principales era Segontia.

Lo cierto es que nuestra ciudad fue Sede Episcopal desde muy antiguo, quizá desde fines del siglo V o principios del VI, no pudiendo fijarse con exactitud por falta de documentos, hasta que en el magno Concilio III de Toledo, celebrado en 6 de mayo de 589, aparece confirmando las actas, Protógenes, Obispo de la iglesia de Sigüenza. Es pues, este el primer Prelado de la Sede seguntina de que tenemos noticias y conocemos el nombre. Ocupó la silla de su Diócesis por espacio de veintiún años por lo menos, y tuvo la honra de presidir el Concilio provincial de Toledo, celebrado el 23 de Octubre del año 610, cuando con motivo de la elevación al trono del Rey Gundemaro se hallaban congregados en la imperial ciudad los quince Obispos sufragáneos del de Toledo, y los metropolitanos de la Bética, de la Lusitanea, la Tarraconense y la Narbonense con varios Obispos de aquellas regiones.

«De la honrosa distinción que cupo a Protógenes, de presidir aquella augusta asamblea, escribe el P. Florez, podemos decir que no hay otro ejemplar en ninguna de las iglesias sufragáneas después de haber hecho estables las metrópolis. Nunca lo fue Sigüenza; pero, sin esto, tuvo su Obispo Protógenes el honor de presidir un Sínodo por las circunstancias de ser el más antiguo de la provincia Cartaginense, en ocasión que fue preciso se congregasen todos los Obispos para una causa en que por ser parte el Metropolitano de Toledo, no tomó lugar entre los jueces. Tuvo el Rey y el Metropolitano de Toledo ocasión de complacerse en la suerte de tan buen presidente del Concilio».

Durante el pontificado de Protógenes, el Rey godo Witerico venció a los romanos junto a Sigüenza.